logo1c

Fundamentos humanos, bíblicos, teológicos, pastorales, eclesiales sociales.

Humanos: La filosofía, la psicología, la antropología. 

Bíblicos: La Sagrada Escritura en especial los Evangelios, con las Cuatro Notas características de la Iglesia (Una, Santa, Católica y Apostólica)

Unidad (Una): Es claro que la Iglesia de Cristo es una, la Biblia lo afirma: "Y yo a tu vez te digo; que tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia" (Mt 16,18a) aquí claramente se habla de una sola Iglesia, puesto que "mi Iglesia" es singular y no plural. Entonces Cristo fundó una sola Iglesia.

Por lo tanto, nadie puede venir después, fundar una nueva iglesia y decir que es la de Cristo o que también esa es la de Cristo. Porque la iniciativa ya la tomo Cristo desde antes.

Algunos dicen que: “Es verdad que Cristo fundó una sola Iglesia, pero esta se acabó.” ¡Pero esto es imposible! Puesto que Jesús prometió que "los poderes del infierno no prevalecerían en contra de ella" (Mt 16,18b) esto quiere decir que nadie puede destruir la Iglesia de Cristo. El Imperio Romano Pagano intento destruir la Iglesia pero no lo logró, a pesar de que en las persecuciones murieron muchos cristianos, Roma se convirtió al Cristianismo. En Mt 28,20b afirma Jesús: "Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo", es obvio entonces, que la Iglesia de Cristo duraría todos los días hasta el fin del mundo. Aquí no se habla de "Si se portan bien voy a estar con ustedes, pero, si se portan mal los voy a dejar y fundare nuevas iglesias". Por lo tanto, actualmente hay una sola Iglesia fundada por Cristo que durará hasta el fin del mundo. Más adelante afirmaremos cual es.

Santidad (Santa): Otra característica que notarás, tiene como objetivo llevar a los hombres a la santidad. ¡Cuantos frutos de santidad ha dado la Iglesia! ¿Quiénes? Algunos dirán. Caray, hay bastantes nombres: Santa Rosa de Lima, San Martin de Porres, Santo Domingo de Guzmán, San Francisco de Asís, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Juan XXIII, San Juan Pablo II, La Beata Madre Teresa de Calcuta, etc. Muchos de ellos reconocidos por Iglesias Protestantes. Pero la Iglesia de Jesús es más Santa porque su fundador es Santo y porque el Espíritu Santo es el alma de ella (Jn 14,16). Es cierto que en la Iglesia de Cristo hay muchos pecadores. Pero, ¿Quién es uno para juzgarlos? La Iglesia propone no impone. Aquellos que critican a la Iglesia porque hay pecadores o que deberíamos expulsar a los malos, se olvidan de la parábola del sembrador (Mt 13,24ss) ahí se dice claramente que el Señor hará la separación. Entre los apóstoles ¿no hubo un Judas?, Pedro ¿acaso no negó a Jesús y lo puso después a cargo del rebaño? Dejemos de juzgar a los demás, puesto que uno solo juzga las apariencias, en cambio Cristo juzga los corazones. Querer que en la Iglesia haya puros santos es un sueño de niños.

Catolicidad (Católica): La Iglesia se reconoce por ser abierta: Universal, es decir, para todo el mundo y para todos los tiempos. La Iglesia se tiene que distinguir del pueblo judío, el cual era cerrado. Ellos no iban a convencer a otros para que formaran parte de su pueblo. En cambio, la Iglesia si evangelizaba. El término “católica” lo utilizó por primera vez San Ignacio de Antioquia en su carta a los Esmirneanos Verso 8: “Allí donde aparezca el Obispo, allí debe estar el pueblo; tal como allí donde está Jesús, allí está la Iglesia Católica.” Refiriéndose obviamente a la Iglesia que fundó Cristo. Esta es una forma de responder: no somos una secta judía, somos una Iglesia Católica (universal). A partir de este tiempo, este fue el término con el que se empezó a distinguir a la Iglesia de Cristo, hasta que se adoptó como nombre. Independientemente del término, la Iglesia en su actuar, primero ha sido católica y después cristiana. Jesús era católico, es decir, era abierto, universal y no rechazaba a nadie, y mandó que su Iglesia fuera católica (abierta, universal) (Mc 16,15). En cambio, fue después que a los seguidores de Cristo los empezaron a llamar cristianos (Hech 11,26). Por lo tanto, así como a los seguidores de Cristo se les llama Cristianos, es importante también llamarlos Católicos (Cristianos Católicos).

Apostolicidad (Apostólica): Esta característica es porque la Iglesia está fundada sobre los apóstoles (Ap. 21,14). Ahora, entre los apóstoles sobresale Pedro. Acordémonos de la promesa que hizo Jesús a Pedro, de que edificaría sobre él su Iglesia, por eso decimos también que la Iglesia es apostólica. Nuestros hermanos separados dicen que en Mt 16,18, cuando Jesús dice "sobre esta piedra edificare mi Iglesia" se refiere a Jesús mismo. La misma Biblia Versión Valera traduce: "Tu eres Petros=Pedro y sobre esta Petra=Roca edificare mi Iglesia". Quiero aclarar que la Palabra Petra significa Piedra no Roca y que Petros o Pedro efectivamente como dicen ellos significa Piedrecilla; pero, es que Petros ya es un nombre compuesto, porque Petra suena femenino. Además, hay que aclarar que Jesús no hablaba en griego, Jesús hablaba en arameo. Lo importante es que fue lo que dijo Jesús y vemos en Jn 1,42 que Pedro se llamaba antes Simón y le cambió el nombre "te llamaras kefas" en arameo (que significa piedra, roca, peña). Así que en Mt 16,18 en realidad Cristo dijo: “Tu eres Kefas (piedra) y sobre esta Kefas (piedra) edificaré mi Iglesia” Cristo es la piedra principal de la Iglesia (Ef. 2,20) Pero Cristo nombra a un representante (Mt 16,18). Cristo tiene toda autoridad y deja toda autoridad a Pedro (Mt 16,19). Cristo es el Buen Pastor y deja como Pastor Supremo a Pedro (Jn 21, 15-17).

Como aporte tenemos que además de estas cuatro características de la iglesia hay otras mas pero nosotros recalcamos 2 (dos mas)

Pentecostalidad (Pentecostés): La Iglesia de Cristo fue impulsada y confirmada con el Espíritu Santo el día de Pentecostés (Hech.2), confirmando la promesa del Padre y de Cristo de derramar su Espíritu, para que lleven el evangelio como testigos hasta los confines de la tierra. (Hech. 1,6-8). Con sus dones (Is. 11,2-3 ) Carismas (1 Cor. 12, 1-11) Frutos (Gal. 5,22) y Ministerios (Rom. 12, 7-17) Los movimientos de Renovación Espiritual, con la efusión del Espíritu Santo se han dado a lo largo de toda la historia de la Iglesia, tanto en la Católica con en las Iglesia Cristinas después de la Reforma, los llamados “avivamientos” en especial en las llamadas oleadas del Espíritu Santo en el Pentecostalismo, Renovación Carismática Católica y Neo pentecostales evangélicos carismáticos, que está uniendo y sanado heridas en  todas las Iglesias, en un llamado por la unidad y la misión en un ecumenismo espiritual. Muestra y testimonio de ello tenemos el último encuentro del Papa Francisco en Roma, con 50, 000 Carismáticos, preparando el Pentecostés en ello participaron carismáticos católicos, pentecostales y carismáticos evangélicos, Algo similar en los llamados CRECES, (Comunión Renovada de Evangélicos y Católicos en el Espíritu Santo)  en especial en Argentina y Perú.   

Solidaridad (Solidaria con los más pobres): Cristo en su discurso inagural reveló que el “Espíritu del Señor está sobre mi porque me ha ungido para anunciar a los pobres la buena nueva” (Luc 4,16-21), y el mandamiento de Jesús fue claro: “ámense unos a los otros como yo los he amado” (Jn 15,9-17) y en el juicio final Jesús nos juzgará no solo por la fe, sino por la práctica de las obras de misericordia que hayamos realizado en especial con los más necesitados (Mt. 25), y la práctica de los apóstoles y de las primeras comunidades cristinas era la solidaridad (Hech 2,42-47). Así también nosotros estamos llamados a poner en práctica el ejemplo de nuestro maestro Jesucristo y de los Apóstoles en poner en acción la solidaridad. Nuestro amado Papa Francisco al iniciar su mandato pontificio dijo: “Quiero una Iglesia pobre entre los pobres”.

Y modelar nuestra Iglesia a imagen de la Iglesia Católica y Apostólica Renovada, Pueblo de Dios participativo, descrita en los Hechos de los Apóstoles y las cartas de San Pablo.

Teológicos: La Teología Católica Renovada a la luz del Concilio Ecuménico Vaticano II, las enseñanzas de los Papas, La Biblia y la genuina Tradición Apostólica a la luz del Magisterio de la Iglesia, en unidad y coherencia no en contradicciones.

Pastorales: También usamos como nuestras guías, los Documentos Concilio Ecuménico Vaticano II, y de los Documentos de los Obispos Latinoamericanos de Río - Brasil 1955,  Medellín - Colombia 1968, Puebla - México1979,  Santo Domingo 1992, - Aparecida Brasil 2007. Y las Orientaciones Pastorales de nuestro Arzobispo Primado y del Consejo de Obispos Locales, y de las Conferencias Episcopales nuestras, con el apoyo de los  Presbíteros y Diáconos.

Eclesiales: Evangelizar transmitiendo el Kerigma, para despertar la fe y la conversión y el compromiso cristiano, la catequesis, preparación a los sacramentos, formar comunidades, formar comunidad de comunidades Iglesia, formar ministros Laicos, Diáconos, Sacerdotes y Obispos, y trabajar la promoción humana para el desarrollo integral del pueblo en especial de los más pobres.

Sociales: Una filosofía y praxis social que promueva los valores de la verdad, justicia, perdón, paz, reconciliación, amor,  comunidad, solidaridad. Nuevas personas, nuevas familias, para una nueva sociedad y un mundo nuevo.