logo1c

¿Con quiénes trabajamos?

Trabajamos con  los pobres, los enfermos, los maginados, los oprimidos y todos los que sufren, los olvidados,  las comunidades andinas nativas, en los asentamientos humanos y pueblos jóvenes. Nuestro Dios, el Dios de la Biblia, es el Dios de la viuda, del huérfano, del extranjero. La opción por los pobres es por tanto una opción divina y, para nosotros, una consecuencia de la fe. “La religión pura es esta: ayudar a los huérfanos y a las viudas” (Sant. 1,27). Hacemos la opción preferencial por los pobres, en comunión con los Obispos de América Latina (Puebla 1134). Así mismo, elegimos a Nuestra Señora de Guadalupe como nuestra Patrona y Guía, porque allí la Virgen María se identificó con los sufrimientos de los pobres, haciéndolos protagonistas de su propia dignidad. Al elegir a Juan Diego como mensajero de su amor, María inauguró una nueva forma de evangelización: desde la solidaridad con los excluidos, la simplicidad de la vida, y la apertura a las inspiraciones del Espíritu. Los enfermos donde está el rostro sufriente de Cristo. Los marginados, en donde Jesús tuvo también una predilección especial, los oprimidos a quienes Cristo liberó, y los que sufren, donde está el rostro sufriente de Cristo  y para nosotros las comunidades andinas nativas, en donde sentimos una vocación especial, pues revela el Perú profundo muchas veces tan olvidado y marginado.