logo1c

Objetivos generales

A.- Crear y constituir nuestra Iglesia Católica Apostólica Renovada en Perú (ICARPE) en nuestro territorio nacional, como una “comunión de comunidades”, parte de la Conferencia Episcopal Peruana de la Iglesia Católica Apostólica Renovada (CONFEPCAR),  parte de la Conferencia Episcopal Latinoamericana de las Iglesias Católicas Apostólicas Renovadas (CONFEL), y de la Conferencia Episcopal Católica Apostólica Renovada Latinoamericana (CONFECARL)  teniendo como base y modelo la Iglesia Cristiana Primitiva, y de la Comunión Mundial de Iglesias Católicas Apostólica Renovadas (COMUNICAR) en la que se hace presente la totalidad de la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica.

B.- Dar a conocer y compartir la constitución de nuestra Iglesia mencionada, como cuerpo de Cristo, Iglesia como sacramento universal de salvación, pueblo de Dios,  a efecto de que su presencia se haga viva y manifiesta en cada actividad, en cada iniciativa y forma organizativa de la sociedad.

C.- Entregar y compartir el reconocimiento de la centralidad en la Palabra de Dios, actualizada en torno a la Sagrada Escritura.

D.-Vivenciar y compartir que la vida sacramental, especialmente actualizada en torno al reconocimiento y celebración de los siete sacramentos, cuya cima es la eucaristía, y en donde la presencia del ministerio ordenado, es signo de la “comunión” efectiva con la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica.

E.- Practicar y Compartir el “signo del amor”, manifestado como solidaridad, apertura, tolerancia, respeto a la diversidad, inclusividad y compromiso en la vida de la sociedad, especialmente para los pobres, enfermos, marginados y oprimidos y todos los que sufren de nuestra sociedad.

F.- Establecer los niveles jerárquicos y su organización como base de desarrollo y funcionamiento de nuestra Iglesia Católica Apostólica Renovada en nuestra sociedad peruana, las mismas que son expresadas en nuestro estatuto.

G.- Que nuestra Iglesia Católica Apostólica Renovada en nuestro territorio nacional, llegue a los sectores de más extrema pobreza nacional.

H.- Brindar asistencia religiosa para desterrar el hambre, la falta de educación y de justicia,  y la explotación de los más pobres de nuestra sociedad, con la construcción de una justicia con paz, a través de ayuda social, religiosa, humanitaria, con recursos económicos propios y  donaciones de entidades nacionales y extranjeras.

I.- Brindar asistencia religiosa y servir a Dios, a través del prójimo, ayudando a las personas más empobrecidas de nuestra sociedad, de cualquier raza, credo, condición social, política, trabajándose a diario en la reconstrucción de sus vidas, transformándolas en un futuro lleno de esperanza a través del amor, la Palabra de Dios y una auténtica vida sacramental, centrada en torno a la Eucaristía, y a través de una auténtica devoción mariana y hacia nuestros santos como modelos de fe y vida cristiana.

J.- Promover la realización de obras comunitarias con la finalidad de brindar soluciones a los sectores pobres y de extrema pobreza, de recursos insuficientes, en especial a familias abandonadas, familias en conflicto, madres abandonadas, niñas madres, niños abandonados, adolescentes y personas en conflicto social de escasos recursos y/o bajo situaciones de riesgo.

K.- Otorgar ayuda social, religiosa, material, económica y  humanitaria  total, descritas anteriormente a través de la creación y fundación de nuestro organismo no gubernamental (ONGS) propio, con recursos económicos propios y/o recursos económicos provenientes del exterior mediante ayudas económicas o donaciones extranjeras.

L.- Crear centros de salud, de educación, de reposo y de albergue para personas pobres abandonadas, personas con enfermedades incurables como el cáncer y el  VIH; para madres, infantes y niños y adolescentes abandonados y con demostrada necesidad de ayuda humanitaria.